Feeds:
Entradas
Comentarios

“¡Oh, pero si ponen mi serie!”

Después de haber estado probando mil posturas para que funcionara el mando (probablemente sin pilas) y poder cambiar de canal para ver su serie, decidió levantarse, ir hasta la tele y avanzar uno a uno hasta el canal 127 con las manitas que Dios le había dado. Pensó que había sido una verdadera hazaña cruzar todo el salón, pero cualquier precio era poco con tal de ver su serie.

Y había anuncios.

Microrrelato #756

Desde que era invisible ya no llebaba ropa nunca. Pero al cabo de unas semanas empezó a sospechar por las caras de la gente que la supervisión era un poder demasiado común.

Hace ya un tiempo empecé esta  sección, y aunque creí que con lo despistada que soy no tendría ni siquiera una segunda edición, hoy he tenido una revelación (bueno, no exageremos… más bien un descubrimiento).

Y es que hasta la escucha número tropecientos no me había dado cuenta de que el “Potion Approaching” del último disco de Arctic Monkeys contiene una copia bastante gratuita del “Very Ape” de Nirvana. Semejante paranoya he pensado que debía quedar plasmada aquí, como no. Así que se aceptan opiniones, simplemente me falta dejar las pruebas del delito aquí abajo:

Arctic Monkeys – Potion Approaching (“Humbug”, 2009)

Nirvana – Very Ape (“In Utero”, 1993)

No, ya no puedo quedarme aquí
Si tu quieres quédate tu
Esta vida no es para mí
Yo quiero vivir con amor
Con mi gente abajito del sol
Con las olas y el amanecer
Como un niño jugando otra vez

Sin parar de correr después.



Yo tengo que volar

Hoy, empezamos la semana con Els Amics de les Arts, porque los he descubierto hace poco pero creo que en un tiempo darán más que hablar.

A primera escucha me sonaron como si Manel se pasaran al drum and bass, pero hay que escuchar sus letras para darse cuenta aun más de que estás ante unos chavales que saben lo que hacen. Pueden estar contándote la tragedia de un animador infantil tan realista como se oye en “L’home que treballava fent de gos“, como dejar caer frases del tipo:  “Ho sento molt si m’adorm amb Ventdelplà, ho sento molt si deixo pèls a la dutxa…” para hacerte una canción de amor que (para mi) ya es un hit, solamente por acabar con “En una tribu apache”.

Lo dejo aquí para los interesados:

Y mucha suerte para ellos.

L’home que treballava fent de GosL’

Da la casualidad de que ayer puse la tele y mi querida hermanita  se había dejado puesta la MTV.

Bien, pues casi me da algo cuando vi en medio del aparato toda la cara de Cabano (que por cierto, este chaval no sé si tendrá algún amigo que le haya dicho que se pusiera así para la foto, pero si lo tiene creo que es un poco cabrón).

Fue entonces cuando me vinieron a la cabeza todas las tardes que me había pasado yo (hace ya bastantes añitos), bocata de Nocilla en mano, tragándome todo lo que ponían hasta que empezaba “MTV Select“. No importaba en absoluto perder la tarde entera delante de la tele, porque la verdad: por entonces, aparte de los deberes, ¿qué tenia que hacer? Ya os lo digo yo: nada de nada.

Incontables los videoclips que vi, pero los que voy a poner ahora fueron de los que más me marcaron:

Los Planetas – Himno Generacional #83

Considero muy, pero que muy importante el momento en que vi éste por primera vez. Supongo que sabía que habían unos “Planetas” o algo así por ahí, pero ese día flipé demasiado, por ponerlo de una manera que se ajuste a mi reacción.

Supergrass – Pumping on Your Stereo

Con éste aprendí una cosa muy importante: Te pueden fallar tus amigos, te puede fallar tu novio, te puede fallar hasta tu perro, pero Supergrass, nunca.

Bueno, aquí igual exagero, pero admito que con mis precoces once añitos ver unos tíos salidos de Barrio Sésamo tocando de esa manera me dejó sin habla. (A veces soy tan impresionable…)

Y para acabar, el último de esta corta pero (“¿Por qué no decirlo, Carmen?”) enriquecedora etapa de vicio a la MTV de mi vida:

Resulta que por las noches había un programa, “Kabuki“, donde invitaron a ese hombre que se hacía llamar “el Koala“. Pues bien, el tío montó un numerito con el que además de quedarme yo con cara de tonta, creo que dejé de ver la tele durante muuuuucho tiempo, ya creía que lo había visto todo.

(Más tarde me pusieron Internet en mi cuarto)

Microrelato #518

A partir de ese día, asomarse a las obras fue declarado pasatiempo oficial y exclusivo de la tercera edad.